SeleccionaDebes elegir ___ para añadir el artículo a la cesta.No hay más unidadesNo disponemos de más unidades de este artículo.Eliminar artículo¿Quieres eliminar este artículo de la cesta?¡Se ha agotado el tiempo!Los artículos con ofertas de última hora han sido eliminados de tu pedido.Eliminar dirección¿Quieres eliminar esta dirección?Facturar pedidoIndica tu NIF/CIF/NIE en la dirección de facturación para poder facturar el pedido.Eliminar favorito¿Quieres eliminar este artículo del listado de favoritos?
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún artículo.
Cesta
Entrega prevista el %s
Artículo/s

Sin artículos en la cesta

¡Atención! Si no quieres perder la oferta, deberás finalizar tu pedido en:

Tipos de jamón ibérico. Diferencias y etiquetas.

En el fascinante mundo de la cocina ibérica, hay un tesoro que destaca por su exquisitez y nobleza: el jamón ibérico. Considerado uno de los productos más preciados en la mesa española, este manjar se ha ganado su lugar como símbolo de calidad y tradición.

En Puente Robles, podemos decir que es uno de nuestros productos estrella, muy demandado por nuestros clientes en cualquier época del año. Sin embargo, su elevada demanda no es casualidad; es el resultado del gran esfuerzo que hay detrás. Todo el cuidado que ponemos en cada fase de la trazabilidad tanto de nuestros jamones ibéricos como en el resto de nuestros productos, son la clave para conseguir esa textura, sabor y olor que definen nuestro emblema.

En Puente Robles, contamos con una amplia selección cuidadosamente curada de jamones ibéricos que representan un tributo a la tradición y donde cada fina loncha consigue transportarnos directamente a los pintorescos campos y dehesas salmantinas.

En este post, queremos profundizar más allá en cada uno de los tipos de jamón ibérico y poder así, responder a esas cuestiones tan repetidas como, por ejemplo, qué jamón ibérico escoger, cuál es su diferencia principal entre uno u otro o a qué se debe esa diferencia económica.

Acompáñanos en este viaje de sabores y conviértete en un experto jamonero.

Tipos de jamón ibérico según la raza del cerdo ibérico

El cerdo ibérico, también conocido como cerdo negro ibérico, es una raza originaria de España, específicamente autóctona de la península ibérica. Constituye el 50% de la producción total de cerdos en España, siendo Extremadura la región líder en la cría de esta raza.

Un aspecto crucial que debemos considerar es que solo se pueden denominar "cerdos de raza ibérica" a aquellos cuya madre sea de origen 100% puro de raza ibérica, y cuyo padre tenga un mínimo del 50% de esta misma raza.

Es esta pureza la que nos sirve de indicadora para clasificar correctamente el jamón ibérico en 50%, 75% o 100% raza ibérica.

Jamón de bellota ibérico 100% Raza ibérica

Dentro de nuestra exclusiva gama de jamones ibéricos, el rey de la mesa se lo lleva el Jamón de bellota Ibérico 100% Raza Ibérica. Este tipo de jamón de bellota, también conocido como "Pata Negra", se distingue por ser el único, cuyos progenitores son de pura raza ibérica. Garantizando así una calidad excepcional y un sabor inigualable.

En Puente Robles, seguimos varias fases y procesos hasta que damos con el producto final. Pero algo común en todas ellas, es el compromiso que ponemos todo el equipo para emplear las mismas técnicas que nos enseñaron nuestros antepasados y que nos han otorgado el reconocimiento que tenemos hoy en día.

Entre las características distintivas de este exquisito jamón, podemos destacar su pata fina y alargada, con una caña estrecha y pezuña negra. Cada pieza está envuelta en una capa de grasa brillante que preserva su jugosidad y realza su sabor.

Jamón de bellota ibérico 75% Raza ibérica

El Jamón de bellota Ibérico 75% Raza Ibérica se distingue por su proceso de obtención, que implica el cruce de una madre de raza ibérica 100% con un padre de raza ibérica al 50%. Es de suma importancia para nuestra empresa y para nuestros clientes garantizar esta composición genética, por lo que prestamos una meticulosa atención a la trazabilidad del animal, criándolos nosotros mismos en libertad en la Dehesa Salmantina de nuestra propiedad.

Este tipo de jamón ibérico, obtenido de las patas traseras de cerdos con un porcentaje del 75% de pureza ibérica, le esperan 36 meses de curación antes de su comercialización. Durante este tiempo, solo 3 meses será expuesto a un secadero. El resto de curación lo realizamos como lo venían haciendo nuestros antepasados, al aire libre. Una forma 100% natural que nos permiten poner en práctica nuestras instalaciones y que nos asegura cumplir con los requisitos finales de dicho producto.

En nuestra tienda online, ofrecemos el Jamón de Bellota Ibérico 75% Raza Ibérica en piezas enteras que oscilan entre 7 y 10 kg, así como en formatos más cómodos, ya sea loncheado a máquina o a cuchillo por expertos jamoneros. Independientemente de la opción que elijas, te garantizamos que llegará a la puerta de tu hogar en óptimas condiciones de conservación, listo para que lo disfrutes desde el primer momento.

Jamón de bellota ibérico 50% Raza Ibérico

El Jamón de bellota Ibérico 50% Raza Ibérica, aunque posee un porcentaje de pureza menor en comparación con los anteriores tipos de jamón ibérico, conserva íntegramente el inconfundible sabor y aroma que distinguen a esta raza de cerdos ibéricos.

Siguiendo lo explicado anteriormente, este tipo de jamón procedería de una madre 100% de raza ibérica y un padre, en este caso, de raza no ibérica. A pesar de esta composición genética, el equipo de Puente Robles no escatima en esfuerzos y continúa seleccionando meticulosamente materias primas de la más alta calidad, dedicando una atención excepcional a cada fase del proceso de elaboración.

Y tras un período de curación que oscila entre 24 y 36 meses, podemos ofrecer a nuestros exigentes clientes un producto final de calidad superior. ¿Cómo se evidencia esta calidad? En su textura fina y jugosa, cualidades que se aprecian de manera evidente a simple vista en cada loncha de este exquisito manjar.

Tipos de jamón ibérico según la alimentación del cerdo ibérico

El mundo del jamón ibérico, tesoro culinario de la gastronomía española, se distingue por la diversidad de sabores y características que ofrece. La calidad del resultado final depende en gran medida de la alimentación que siga el cerdo ibérico durante su crianza. Este aspecto crucial se verá reflejado en la carne de cerdo ibérico. Para ser considerado un ibérico de calidad, debe poseer una textura marmórea, conseguida a partir de la grasa infiltrada en sus tejidos musculares.

Podemos diferenciar entre tres tipos de jamones ibéricos según el tipo de alimentación pautada: los jamones de cebo, de cebo de campo y de bellota.

Jamón ibérico de cebo

La alimentación que suministramos a estos cerdos consta en su gran mayoría de cereales y piensos naturales, dotándolos de ese sabor y textura tan peculiar. Además, para conseguir potenciar su sabor, el proceso de secado lo realizamos al aire libre, en las zonas de sombra de nuestra Dehesa salmantina. Un ecosistema idóneo para recibir el aire más puro de los Arribes del Duero.

Jamón ibérico de cebo de campo

En este caso, a diferencia del jamón de cebo, en la última fase, nuestros cerdos ibéricos se crían pastando libremente en nuestras amplias explanadas salmantinas. Numerosas hectáreas cubiertas de vegetación que les proporcionan una amplia variedad de cereales, hierbas y plantas silvestres, para que puedan llevar una alimentación autónoma. Si comparamos este producto final con el anterior tipo, el jamón ibérico de cebo, podemos diferenciar una característica muy significativa de su morfología: una pieza más larga y fina, al haber un mayor porcentaje de grasa infiltrada por el movimiento del animal.

Jamón Ibérico de Bellota

Este tipo de jamón se obtiene a partir de cerdos ibéricos alimentados exclusivamente con bellotas y hierbas durante la etapa de la montanera, la última fase de su vida. Durante este período, que coincide con los meses de otoño e invierno, dejamos que nuestros cerdos se alimentan libremente en nuestra Dehesa, donde cada día deben recorrer una media de 10 kilómetros para poder disfrutar de la exclusividad de las bellotas. Es por ello, que tanto por las propiedades de las bellotas como el esfuerzo que suponen llegar hasta ellas, el animal conseguirá desarrollar unos músculos más fuertes y con un mayor porcentaje de grasa, el secreto principal de la calidad del producto final. Ya que, la acumulación de grasa intramuscular aportará una jugosidad y textura muy valorada y buscada por los paladares más exquisitos.

En resumen, la alimentación del cerdo ibérico juega un papel fundamental en la calidad y las características organolépticas del jamón ibérico. Desde la exquisitez del Jamón Ibérico de Bellota hasta la versatilidad del Jamón Ibérico de Cebo, cada tipo ofrece una experiencia gastronómica única que refleja la tradición, el cuidado del entorno y el arte de la producción artesanal Puente Robles.

Etiquetas del jamón ibérico

Una vez visto cada uno de los diferentes tipos de jamones ibéricos que puedes encontrar en nuestra tienda online Puente Robles, en diferentes formatos, vamos a incidir en otro aspecto muy importante para nosotros: el correcto etiquetado de nuestros jamones.

Como hemos recalcado en anteriores ocasiones, en Puente Robles tenemos unas reglas que siempre tenemos que cumplir. Para resumirlas brevemente, elegir siempre materia prima de calidad, poner en práctica las técnicas que nuestros antepasados nos han enseñado para preservar el sabor del siempre y ser un espacio seguro en el que nuestros clientes, a pesar de no tener conocimientos específicos sobre el sector, tengan la tranquilidad de que sea cual sea el tipo de jamón ibérico que elijan comprar, se corresponde con nuestras palabras.

Para ello, ponemos en practica un sistema de etiquetado pautado por la Normativa Cerdo ibérico RD 4/2014 de 10 de enero. En el que podemos diferenciar cuatro colores de etiquetado:

Etiqueta negra

Son cerdos de raza 100% ibérica, criados al aire libre en nuestra dehesa y alimentados a base de bellotas, pasto, hierbas y hongos.

Etiqueta roja

Son cerdos ibéricos, pero no de raza pura. Es decir, cerdos ibéricos de 50% o 75% de pureza que son criados al aire libre, en nuestro ecosistema natural salmantino y alimentados con bellota y recursos naturales.

Etiqueta verde

Son cerdos alimentados con pienso y hierbas frescas en la libertad de la dehesa. Es decir, jamones de cebo de campo ibérico de pureza 100%, 75% o 50%.

Etiqueta blanca

Jamón de cebo ibérico. Cerdos de cualquier porcentaje de pureza, incluido el 100% pero que es alimentado a base de pienso y cereales.

Consiguiendo que cada etiqueta, además de ser un distintito visual, también sea un testimonio de nuestro compromiso con la autenticidad y la calidad que nos define.

Para respaldar nuestra afirmación, presentamos el Certificado Calicer PI/0649/15, un testimonio tangible de la excelencia que no solo representa un trabajo bien hecho, sino también el cumplimiento riguroso de todas las normativas vigentes.

En resumen: Con Puente Robles, la calidad está garantizada, sin importar la elección que hagas. No nos conformamos simplemente con la elaboración de jamones; nos esforzamos por hacer de cada uno de tus bocados una experiencia única.

El secadero de jamones de Puente RoblesNuestros cerdos ibéricos en nuestra Dehesa SalmantinaJAMÓN DE CEBO IBÉRICO 50% RAZA IBÉRICA PUENTE ROBLESJAMÓN DE BELLOTA IBÉRICO 100% RAZA IBÉRICA PUENTE ROBLESJAMÓN DE CEBO DE CAMPO IBÉRICO 50% RAZA IBÉRICA (CORTADO A MÁQUINA) PUENTE ROBLES
Puente Robles
Hemos seleccionado los mejores ibéricos para ti.

Desde Puente Robles, queremos compartir el auténtico sabor ibérico con una selección de nuestros mejores productos, ahora con descuento. ¡Hasta un 30%!

La promoción es válida por tiempo limitado. No aplicable a otras ofertas y promociones.

COMPRAR